Consideración del despido asociado a la pérdida e insuficiencia de recursos económicos como circunstancia necesaria que exige cambiar de domicilio, manteniendo el derecho a las deducciones por vivienda habitual.

Por fin tenemos una consulta vinculante de la agencia tributaria, en donde deja claro que el despido y la consecuente falta de ingresos es motivo aceptado, para considerar vivienda habitual, la que se ha tenido que abandonar antes de haber transcurrido 3 años desde la compra.

Con ello, si nos vemos afectados por un despido, no tendremos que reintegrar las cantidades deducidas por vivienda habitual más los intereses de demora.

Copiamos la consulta vinculante V3087-11:

NUM-CONSULTA V3087-11
ORGANO SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas
FECHA-SALIDA 29/12/2011
NORMATIVA Ley 35/2006 Art. 68-1-3º; RD 439/2007 Arts. 54-1 y 59
DESCRIPCION-HECHOS El consultante vende la que ha constituido su residencia habitual por un período de tiempo inferior a tres años debido a la falta de recursos económicos para atender los pagos derivados de la hipoteca, como consecuencia de perder su empleo y haber finalizado el derecho a la percepción de la prestación por desempleo. 

CUESTION-PLANTEADA Consideración del despido asociado a la pérdida e insuficiencia de recursos económicos como circunstancia necesaria que exige cambiar de domicilio, manteniendo el derecho a las deducciones por vivienda habitual. 

CONTESTACION-COMPLETA El concepto de vivienda habitual a efectos de la práctica y consolidación de las deducciones llevadas a cabo por su adquisición o rehabilitación se regula en el artículo 68.1.3º de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobada por la Ley 35/2006, de 28 de noviembre (BOE de 29 de noviembre), en adelante LIRPF, y, en su desarrollo, en el artículo 54 del Reglamento del Impuesto, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo (BOE de 31 de marzo), en adelante RIRPF, el cual, entre otros, dispone que:

“Con carácter general se considera vivienda habitual del contribuyente la edificación que constituya su residencia durante un plazo continuado de, al menos, tres años.”. Para considerar que la vivienda constituye la residencia habitual del contribuyente desde su adquisición, “debe ser habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente, en un plazo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obras.”.

Tanto la Ley como el Reglamento prevén la concurrencia de determinadas situaciones en las que, a pesar de no cumplir los plazos requeridos, la vivienda no pierde el carácter de habitual, manteniendo el derecho a las deducciones practicadas.

En este sentido, el apartado 1 del citado artículo 54 del RIRPF señala: “No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo el carácter de habitual cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo [tres años], se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurran otras circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio, tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención del primer empleo, o cambio de empleo, u otras análogas justificadas.” . La LIRPF cita también como circunstancia la obtención de “empleo más ventajoso”.

La expresión reglamentaria, contenida en el apartado 1, «circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio», comporta una obligatoriedad en dicho cambio. El término “necesariamente” es un adverbio de modo que, de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia, significa “con o por necesidad”. A su vez, el término “necesidad” indica, entre otros, todo “aquello a lo cual es imposible sustraerse, faltar o resistir”. Por último, confirma lo anterior una de las acepciones de “necesario”: dícese de lo “que se hace y ejecuta obligado por otra cosa, como opuesto a voluntario y espontáneo”.

En definitiva, de la redacción del citado precepto se desprende que salvo en caso de fallecimiento del contribuyente, en el que la exención opera de forma automática, la concurrencia de cualquiera de las circunstancias enumeradas o consideradas análogas por la normativa no es determinante por sí sola, ni supone, sin más, una excepción a la exigencia del plazo general de residencia efectiva durante tres años. Ha de venir acompañada de la necesidad de cambiar de domicilio anticipadamente, hecho que el contribuyente deberá probar. Para la aplicación de esta norma debe existir una relación de causa – efecto, en la que requiera plantearse si ante una determinada situación, cambiar de domicilio es una opción para el contribuyente o queda al margen de su mera voluntad o conveniencia.

Llegados a este punto, es necesario determinar si las circunstancias concretas que concurren en cada caso, exigen el cambio de domicilio, alcanzando así la vivienda el carácter de habitual

En el presente caso, el consultante adquirió en febrero de 2009 la vivienda en la que ha residido habitualmente hasta su venta en noviembre de 2010. El motivo de la venta deriva de haber perdido el trabajo y, en julio de 2010, el derecho a la percepción de la prestación por desempleo, cuantificada en 935 euros mensuales, pasando a percibir, desde agosto 2010 hasta febrero de 2011 el PRODI (programa temporal de protección por desempleo e inserción) por importe de 426 euros mensuales, cuantía que, al constituir su única fuente de ingresos, le resultaba insuficiente para hacer frente a los gastos ordinarios de la hipoteca de 300 euros y los necesarios para vivir.

La pérdida de trabajo, y de los recursos económicos derivados de esta, conlleva de manera implícita un cambio de empleo siendo una circunstancia sobrevenida que por sí misma, y en todos los supuestos, no implica la exigencia de cambiar de domicilio, ni de enajenar la vivienda, salvo en aquellos que sin lugar a dudas así lo requieran, debiendo considerarse, en principio, una decisión libre del contribuyente, no operando la excepción a la obligación de permanencia continuada de, al menos, tres años.

En cualquier caso, es una cuestión de hecho cuya valoración queda fuera del ámbito de competencias de este Centro Directivo. La valoración de necesidad corresponde efectuarla, en todo caso, a los órganos de gestión e inspección de la Administración Tributaria. Si el contribuyente considerara la circunstancia como necesaria, tomando la acción de cambiar de residencia al enajenar su vivienda, deberá justificarla suficientemente por cualquier medio de prueba admitido en Derecho, según dispone el artículo 106 de la Ley General Tributaria (Ley 58/2003, de 17 de diciembre –BOE del 18-), ante los órganos mencionados, a quienes corresponderá valorar las pruebas, a requerimiento de los mismos, siendo éste el momento, y no otro anterior, de aportar las pruebas que estime oportunas.

Si se concluye que es necesario el cambio de residencia de aquella en la que residió hasta su venta en noviembre de 2010, por período inferior a tres años, la vivienda habría alcanzado la consideración de habitual, y, en consecuencia, mantendría el derecho a las deducciones practicadas por su adquisición, siempre y cuando se cumplieran el resto de circunstancias y condiciones exigidas por el Impuesto. En caso contrario, tendría que reintegrarlas sumando a la cuota líquida estatal y a la cuota líquida autonómica o complementaria devengadas en el ejercicio en que se hayan incumplido los requisitos, las cantidades indebidamente deducidas más los intereses de demora a que se refiere el artículo 26.6 de la Ley General Tributaria, conforme lo dispuesto en el artículo 59 del RIRPF
.
Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria

About Abellán Asesores

Desde 1.995 ofrecemos a autónomos y pymes asesoramiento fiscal, contable y laboral.
Francisco J. Sánchez Abellán, Graduado Social colegiado nº 1296, creó hace 17 años ABELLAN ASESORES, y en esta larga trayectoria hemos ido formándonos y acumulando una gran experiencia que nos permite prestar un servicio de asesoría óptimo y de calidad.

En el año 2.008 lanzamos nuestra plataforma de contabilidad online, fruto de la petición de varios clientes que quería ahorrar tanto en costes de asesoría como en costes de adquisición y mantenimiento de software. Con esta plataforma, nuestros clientes conseguían contabilizar las facturas en nuestro sistema, sin conocimientos de contabilidad y sin la necesidad de adquisición de programas costosos de contabilidad. Al realizar parte del trabajo que nosotros realizamos, podemos rebajar notablemente las facturas a nuestros clientes.
Es por ello, que no sólo somos una asesoría online, somos una asesoría presencial con una plataforma online. Nos adaptamos a nuestros clientes, ofreciendo asesoría presencial tradicional, asesoría online, o una combinación de las dos, con lo que nos permite prestar nuestros servicios en toda la geografía Española.
El cliente que se decida a trabajar con nuestra plataforma online, puede estar totalmente tranquilo con las facturas que introduce, ya que todas y cada una de ellas son supervisadas por nuestro departamento de contabilidad, y si detectamos cualquier incoherencia nos ponemos en contacto inmediatamente con el cliente para corregir el error.

Por último queremos agradecer desde esta página a las más de 150 pymes y autónomos que actualmente confían en nuestra asesoría, empresas de un amplio abanico de actividades, y repartidas principalmente en las provincias de Murcia, Alicante, Valencia, Madrid y Barcelona.

Visita nuestro perfil en google+

Speak Your Mind

*

*